Consejo Provincial de Cultura. Participación y presencia de los pueblos.

El Consejo funcionó plenamente durante 2005, mientras me desempeñaba como Secretario de Cultura de la Provincia de Santa Fe. Pasados cinco años es oportuno recordar la movida y a la gente que la protagonizó.
La necesidad era, en ese momento, lograr una mesa de consenso con canales reales de participación para que todos los pueblos de la provincia pudieran hacer escuchar su voz a la hora de disponer sobre la política cultural provincial y sus recursos económicos.
Para poder constituir este Consejo, durante el año 2004 dedicamos buena parte del tiempo a recorrer toda la provincia realizando una reunión por departamento (en total 19). En esas reuniones se convocaba a los responsables de Cultura, oficiales y privados, para exponer el proyecto y escuchar opiniones, necesidades y propuestas.
Recuerdo con alegría y nostalgia cada reunión. Un cara a cara tan sustancioso como necesario para poder conocer más a fondo la diversidad, es decir las propuestas y necesidades que emanan de cada lugar. Las reuniones eran largas y fructíferas; duraban uno o dos días e incluían mates, almuerzos, cenas, fiestas, música y cuentos. Después, en una segunda reunión, sin nuestra presencia, se elegía libremente a una/o de los responsables de Cultura de alguna de las localidades de cada Departamento, quien luego integraba el Consejo por el período de un año.
Completamos el circuito haciendo las reuniones en la totalidad de los departamentos y participaron más de 250 de las 364 localidades de la Provincia. Al finalizar 2004 ya estaba conformado el Consejo y la primera reunión se concretó en los primeros días de febrero de 2005.
En su corta vida, el Consejo sirvió como nexo entre el territorio y el gobierno provincial; controló la ejecución de programas de alcance provincial y la distribución de los recursos del Fondo de Asistencia Cultural. Los representantes de los pueblos influyeron directamente en los criterios de distribución territorial de los recursos, en la política de capacitación y en la generación de canales reales de participación para la gente de toda de la Provincia.
Algunos de los programas provinciales surgieron del Consejo y otros se potenciaron con su intervención, como el Encuentro Juvenil de Cultura, donde participaron miles de adolescentes en igualdad de posibilidades, ya sea que provinieran de las grandes ciudades o de los pueblos más aislados.
Luego de ese período el Consejo ya no fue convocado y su existencia se fue diluyendo lentamente, a pesar de seguir vigente la norma que lo creó.
Los primeros representantes elegidos por los pueblos de cada departamento fueron: Ana Isabel Castelli, de Tostado, por el Departamento 9 de Julio; Adriana Tassone, de Armstrong, por el Departamento Belgrano; Diego Costa, de Los Molinos, por el Departamento Caseros; Claudia Chiappero, de Humberto Primo, por el Departamento Castellanos; María Lucía Romanelli, de Pavón Arriba, por el Departamento Constitución; César Nichea, de Helvecia, por el Departamento Garay; Tomás Gandini, de Maggiolo, por el Departamento General López; Rolando Aranda, de Villa Guillermina, por el Departamento General Obligado; Emérita Ruchelli, de Bustinza, por el Departamento Iriondo; Oscar Alberto Torino, de Recreo, por el Departamento La Capital; Olga Fontana, de Humboldt, por el Departamento Las Colonias; Beatriz Retelli, de Villa Amelia, por el Departamento Rosario; Abel Urban, de Moisés Ville, por el Departamento San Cristóbal; Estela Mendoza, de San Javier, por el Departamento San Javier; Janina Murphy, de Coronda, por el Departamento San Jerónimo; Héctor Fumagalli, de de Gobernador Crespo, por el Departamento San Justo; María Julia Rodríguez, de El Trébol, por el Departamento San Martín; Amelia Decándido, de Carcarañá, por el Departamento San Lorenzo; Aldo Motiel, de Calchaquí, por el Departamento Vera.

No hay comentarios: