Discriminación

En estos días en que los argentinos estamos sacudiéndonos lentamente algunos restos de esa vieja fea costumbre de discriminar, quiero traer a la memoria la discriminación que sufrió, acá cerca, un artista, casi desconocido tanto ayer como hoy: Cayetano Silva. Silva era también empleado policial pero al morir por serios problemas de salud en Rosario, en 1920, la policía le negó sepultura en el Panteón Policial por ser negro y fue sepultado sin nombre. Por suerte alguna gente y el tiempo se encargaron de saldar parcialmente esa deuda.
En este enlace hay una reseña de la historia de Silva y su obra más conocida, la marcha San Lorenzo.

No hay comentarios: