Buenas prácticas en política

Las expresiones públicas del Director Provincial de Turismo de la Provincia de Santa Fe, me remiten a una reflexión sobre las buenas prácticas en política. En la actividad que desarrollan los funcionarios políticos, como en el Turismo, también podemos hablar de buenas prácticas. Lo sé por experiencia.

Antes de este gobierno hubo otro, y antes otro, y otro más; 6 períodos desde la reconquista de la Democracia. En el último de ellos me tocó ser responsable de la política oficial de turismo provincial durante dos años, formando parte de un equipo de gobierno y prosiguiendo la tarea de otros pares. Por este motivo y por lo ofensivo de las palabras del actual funcionario es que me siento interpelado y obligado a expresar una opinión.

A mediados de 2009, habiendo transcurrido un año y medio del actual gobierno provincial, me crucé en la publicación Punto Biz con esta declaración, que consideré inoportuna y desafortunada, pero preferí pasar por alto:

«Consultado por punto biz por la salida de Nardone, Reggiani dijo que al ex funcionario le había tocado “el trabajo sucio y silencioso de reacomodar toda la estructura después de años de trabajo de otro partido”….»

Sobre fin de año otra brutal embestida contra la memoria, esta vez en la revista Ladevi del 14 de diciembre, me llevó a reflexionar que estamos ante un acto de gran resentimiento, mezquindad y egocentrismo, de un funcionario que juega peligrosamente a la politiquería:

“No empezar de cero sería poco serio. Técnicamente el desarrollo en Santa Fe en las últimas dos décadas fue planteado en términos arcaicos, alocados y fuera de planificación territorial (…) Hubo una decisión política y estratégica de no darle importancia al turismo como una fuente de ingresos”

Qué fea costumbre la del funcionario que cree que todo empieza cuando él llega, desconsiderando hasta lo hecho por su propio gobierno hasta el momento. Qué concepto mezquino el del político que confunde la actividad estatal con la partidaria. Qué desagradable suena cuando el profesional o el gobernante se regodean denostando a sus pares.

Cuando nos tocó gobernar, ni por casualidad se nos ocurriría decir que lo que hicimos fue una gestión de partido político. Siempre hablamos del Estado y siempre con gran respeto del trabajo conjunto con el sector privado, el académico, las ONG, los gobiernos de las provincias vecinas, el gobierno nacional.

Cuando trabajamos las primeras etapas del Plan Estratégico Provincial de Turismo, recorriendo toda la provincia, después de haber compartido con empresarios del sector interesantísimas jornadas con colegas de toda la región Litoral en la elaboración del Plan Estratégico Federal de Turismo Sustentable para la Argentina, junto a la Secretaría de Turismo de la Nación, éramos conscientes que ese trabajo superaría a una gestión de gobierno. El plan nacional habla de un período que va desde 2005 hasta 2016 y contiene un capítulo especialmente dedicado a la región Litoral, que nuestra provincia integra desde hace años junto a otras cinco. Nuestro plan estratégico provincial, cuya primera etapa llevó tres años realizar (2005-2007) también habla de una proyección a 2016.

Mientras tanto el gobierno provincial promovía, junto a empresarios y municipios acciones como: el congreso Tourcom con la Organización Mundial del Turismo, misiones comerciales a otros puntos del país y el extranjero con el apoyo de CFI y SECTUR, ferias específicas, acciones conjuntas con los buró de Turismo y las cámaras del sector; fortalecía el Consejo Litoral y el Consejo Federal de Turismo; realizaba programas de desarrollo como los de avistaje de aves, pesca con devolución, reordenamiento territorial, cuenta satélite de Turismo, capacitación para emprendedores, fiestas populares, campaña multimedial de fomento del turismo en la Provincia, tren turístico, recuperación de laguna Melincué; reglamentaba la Ley de casinos para tener fondos directos para la promoción turística, abría una nueva sede en la ciudad de Santa Fe. La lista es interminable. ¿Todo esto no tiene ningún valor para el gobierno actual? ¿Hay que empezar de nuevo?

No. No hay que empezar de nuevo. Hay que seguir para adelante liderando el sector y reorientando el rumbo si lo consideran necesario. Pueden cambiarle los nombres a las cosas, crear programas más modernos, superadores. Pueden hacer nueva obra pública, inversiones más importantes. Así se responde a las expectativas de la población.

Demoler todo lo que antecede a un gobernante es un signo de debilidad, ignorancia e incompetencia. La crítica y la acusación a ciegas no alcanzan para gobernar. Cuando el gobernante se cree dueño de la verdad actúa con personalismo; y el personalismo destruye las instituciones.

Para gobernar en Democracia se necesita sentido común y paciencia para transformar la realidad a partir de lo establecido. El buen gobernante sabe llegar a todos los actores de la sociedad, piensen como piensen, comunicar su proyecto con entusiasmo y buscar el consenso para establecer las normas necesarias para ordenar la transición.

Ya pasaron dos años. ¿No sería mejor que Turismo de la Provincia empezara a hacer lo que le corresponde en vez de declamar tanto?

3 comentarios:

TURISMO y DERECHO dijo...

Estimado Raúl Bertone:
Siento que lamentablemente las declaraciones del Lic. Reggiani están fuera de lugar. Como Ud. sabe no soy político sino un técnico especializado en el área jurídica del Turismo. Como tal he tenido la oportunidad de colaborar desde la U.N.R. con varios proyectos de la Provincia -entre ellos el de Turismo Rural- y aunque no soy simpatizante del paqrtido político en el que Ud tuvo acogida en la gestión pública de turismo provincial, lo respeto y valoro las acciones y su buena fe en la labor del sector. Todos somos pasibles de críticas constructivas, pero no creo que en la provincia hayan transcurrido 20 años de equivocaciones o de falta total de interés por el turismo. Rescato su honradez y empeño en la gestión, como así también la del Sr. Sebastián Daniel Nardone que lo sucedió -desde otra administración de signo político diferente-. Le expreso mi solidaridad y reconocimiento. Y me tomo la libertad de publicar la nota del Blog Secuencia en mi sitio www.turismoyderecho.com.ar. Le envío un cordial saludo, Dr. Gustavo N. Fernández. Director de TURISMO y DERECHO.-

sebastian daniel dijo...

Estimado Raul
Una forma de evitar estas practicas es educarse en la realidad y la diversidad, oportunidad que algunos tuvimos en desde nuestras familias, desde una militancia juvenil y desinteresada y en la educacion del pensamiento critico situacion esta ultima que compartimos en el querido Poli.
Otro metodo es el que estamos ejercitando, respondiendo y mostrando de que se trata la construccion politica, no lo entenderan quienes se fueron del pais frustrados por la realidad que no entendian ni pretendian cambiar, lo entenderan peo no lo diran quienes se mueven alrededor de los funcionarios en la busqueda de una tajada, primera leccion del conductismo: orden y estimulo, asi el perro nunca mordera la mano del que le da de comer.
Tuviste la oportunidad de estar un tiempo dentro deesta actividad maravilosa que es el turismo y conviviste en una construccion publico privada que con aciertos y errores se viene desarrollando en la pcia desde hace por lo menos 20 años.
Que se puede decir a quien descubre el municipalismo cuando hace 20 años los municipios turisticos teniamos una organizacion nacional; que piloteaba en Santa Fe David Pomar, responsable de turismo de Esperanza y donde entre otros participaron Rosario, Santa Fe, Funes y Las Parejas en una mezcla interesante de partidos de gobierno que no impidio coordinar politica con Hipolito Montemurro director provincial de turismo, desde allí surgio por ejemplo la creacion del Ente Autarquico Aeropuerto Internacional Rosario.
Los demas temas abordados en la nota, del joven CPN, muestran un lamentable desconocimiento de la historia de la actividad en la provincia que llevaria unas cuantas paginas que estoy preparando y exceden este lugar de opinion.
Un abrazo
Daniel Nardone

Sergio Rossi dijo...

Raúl:
habrás recibido mi propia respuesta al joven Reggiani.
Coincidente en casi todo con tu comentario, que no había leído.
Pero sin la mesura y delicadeza conque tratás a este chico.
Mesura y delicadeza que no merece pero que corresponde, por cuanto la diatriba califica más al que la emite que al que la recibe.
Leyendo el ácido comentario de nuestro inevitablemente ácido amigo Nardone, me viene a la memoria la inolvidable "Mon oncle d'Amérique", de H. Laborie. Y como ante aquella inquietante película, la razón me dice que está en lo cierto, y mi espíritu se niega a aceptarlo. Los empresarios turísticos santafesinos deberían rechazar a semejante energúmeno, vano y vacuo, con la misma firmeza que supimos verles hace unos años. Que no lo hagan no puede explicarse sólo por aquella pobre doctrina norteamericana.
Sería bueno reconvocarlos, entendiendo su rol, para mostrarles que queremos ser gobierno nuevamente y tenemos mejores cosas que ofrecer en políiticas públicas.
Te mando un abrazo.
Sergio Rossi