Memoria


Allá en mi pago hay un pueblo
que se llama no-me-olvides;
quien lo conozca que cuide
su recuerdo como gema,
porque hay olvidos que queman
y hay memorias que engrandecen,
cosas que no lo parecen,
como el témpano flotante,
por debajo son gigantes
sumergidos, que estremecen.

Escalinata

La secuencia de la escalinata de Odesa es una de las piezas más reconocibles en la iconografía del cine de todos los tiempos. Como la silueta de Charlot, o casi. Sesenta y dos años después que Eisenstein filmara El acorazado Potemkin (1925), un joven, polaco, residente en Estados Unidos desde 1982, Zbigniew Rybezynski -nacido en 1949 y formado en una de las escuelas que más talentos cinematográficos ha aportado en las dos pasadas décadas, el centro de Lodz-, realiza la cinta Steps (1987). Este video de 24 minutos es algo más que un homenaje a la célebre escalinata en la que Eisenstein representó las matanzas de 1905.

Se trata, por un lado, de una osada, portentosa y superrealista manipulación de un fragmento clásico de¡ cine, imposible de realizar antes de la aparición de las sofisticadas tecnologías de la imagen electrónica. Gracias a las prestaciones del Paintbox, el ADO y el Ultimate, entre otros equipos, Rybczynski ha extraído literalmente del celuloide algunos de los personajes de El acorazado y los ha removido de su sitio para insertar una comitiva de turistas norteamericanos que visita en nuestros días aquel escenario de la Revolución, de modo que en Steps coexisten los dos relatos, los dos fondos de imagen, el blanco y negro original con el color saturado de la electrónica.

Rybczynski ya lo ha hecho casi todo en vídeo. Es mucho más que un autor fascinado por las nuevas herramientas tecnológicas, desde sus trabajos pioneros con el video de alta definición y desde su Tango, premiado con un oscar, hasta esa portentosa Imagine, en la que un travelling sin fin, posible sólo en los sueños y en el Ultimate, condensa toda la vida de una persona.

Texto extraido del artículo "Steps, ejemplo de imagen electrónica" de J. R. Pérez Ornia, publicado del diario El País, de Madrid.