Medios y monopolios

“...Nosotros sabemos que para el imperialismo el principio de la libertad de comercio, el principio de la libertad de concurrencia, el principio de la libre actividad privada y el principio de la libre empresa, son todos fantasmas y mitos que a la larga sirven para acentuar cada vez más la desigualdad que ya existe entre países coloniales y semicoloniales... ¡Qué nos vienen a hablar de libertad de expresión! El propósito es querer embaucarnos con una supuesta igualdad jurídico-formal que es el punto de arranque de la desigualdad social y económica. Las empresas periodísticas como la que consideramos hoy, están en el mundo de los trusts, de cartels, de holdings, de toda forma de integración monopolista. La llamada “prensa grande” no ha escapado a este proceso: se han ido concentrado, integrando, y al final han venido todos los órganos de opinión de importancia comercial a quedar en manos de pocos propietarios que siempre están vinculados directamente a las altas finanzas y a los grandes negocios”

¿Quién lo dijo?

Cine e imagen virtual

"...en ese momento para mi el cine era el lenguaje de la contemporaneidad; si tu ahora me preguntas que estudiaría, te digo que estudiaría la imagen virtual."

¿Qién lo dijo?

Síndrome

Todavía tengo casi todos mis dientes

casi todos mis cabellos y poquísimas canas

puedo hacer y deshacer el amor

trepar una escalera de dos en dos

y correr cuarenta metros detrás del ómnibus

o sea que no debería sentirme viejo

pero el grave problema es que antes

no me fijaba en estos detalles.

¿Quién lo dijo?

Alegría

Cirque de Soleil.

Una muestra de lo que se puede hacer cuando un equipo artístico trabaja en serio. Esta gente tiene algo que decir y lo dice sin hablar. Además de la perfección de movimientos acá hay diseño, música, canto, baile, relato, coreografía, sonido, iluminación, escenografía, vestuario, maquillaje. Acá se ve mucho trabajo en equipo, disciplina, constancia, creatividad, esfuerzo, entrenamiento, coordinación, virtuosismo, exigencia, riesgo, cooperación, solidaridad, compromiso, trabajo, trabajo y trabajo.
Cuando Guy Laliberté, un joven lanzallamas canadiense, decidió reunir en 1982 a artistas callejeros de Québec para crear una compañía circense a la que bautizó Cirque du Soleil, seguramente no se imaginó que 24 años más tarde se convertiría en un empresario internacional responsable del circo más grande del mundo, con once shows itinerantes y permanentes que giran alrededor del planeta empleando a cerca de 3000 personas.

Creado para conmemorar los primeros 10 años de la formación del grupo, "Alegría" se estrenó en Montreal, Canadá, en abril de 1994 y se calcula que desde entonces fue visto por 9 millones de personas en 15 países.

Hablamos sin saber, opinamos sin investigar

"Nada nuevo bajo el sol. Todas las conclusiones pueden matizarse y mucho. Pero un dato es incontrastable. Hablamos casi todo el tiempo, sin saber. Opinamos sin investigar. Pontificamos sin ton ni son y, cuando los datos salen a la luz, los críticos y tecnófobos tienen que autocuestionarse mucho de lo que comentan porque esas tendencias son irreversibles y la Tercera Fase (o la Cuarta Pantalla) está en plena expansión."

Gigapan ¿Fotos grandes, nada más?

http://www.juliangallo.com.ar/2009/05/gigapan-nuevas-tecnologias-aplicadas-a-las-noticias/

La nueva ley de SCA y nuestros intereses

Acaba de realizarse en Rosario uno de los foros de debate sobre el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que impulsa el gobierno nacional. Estos foros, que se están realizando en todo el país tomando como base las universidades nacionales, reflejan opiniones diversas y es conveniente estar atentos a lo que en ellos sucede, porque son una fenomenal fuente de consenso, que es, ni más ni menos, lo que hay que lograr para que un proyecto de este tipo se encamine o fracase. 
Como reflejo de ese primer foro en el ámbito local, las facultades de Ciencias de la Comunicación y Abogacía de la UAI- Rosario realizaron otro foro especialmente dedicado a estudiantes de Periodismo, Derecho, Realización Audiovisual, Publicidad y carreras afines a la Comunicación.
De ahora en más, y si el proyecto avanza, la pelea será muy cruda; veremos aparecer en forma contundente, a través de los medios monopólicos, los más poderosos, campañas multimediales orquestadas por los únicos sectores que no participan en los foros, porque no hay cómo defender seriamente el estado actual de las cosas; no hay motivos sensatos para demorar este debate. 
Entonces, cabe una actitud responsable para todos los comunicadores, quienes, como tales que son o pretenden ser, habrán de tomarse un tiempo para ver este tema, anoticiarse sobre el estado de las cosas, saber quiénes son los interesados, qué se pretende cambiar y cuáles serían las consecuencias de estos cambios. Es decir: ver el proyecto nuevo y opinar por uno mismo. 
Desde la perspectiva política e ideológica, considero a ésta una oportunidad histórica para terminar con una de las últimas “leyes” indignas que persisten desde hace más de 25 años, cuando gobernaba el país el grupo militar que tomó el poder en forma ilegítima ente 1976 y 1983.
El decreto ley 22.285 -así se llamaban las normas que emitía la junta militar, pues al impedir que funcionara el Congreso de la Nación no podía haber leyes- está viciado de nulidad en el marco de la Constitución Nacional, y de los acuerdos internacionales que la Argentina suscribió. También está obsoleto con respecto a las nuevas tecnologías, que abrieron impensadas formas comunicacionales, y con respecto a las actuales normas en los países líderes que se resguardan del desarrollo de monopolios de medios de comunicación.
El nuevo proyecto también tiene algunos defectos; especialmente en dos aspectos: el federalismo y las nuevas tecnologías. Ambos asuntos están presentes en el proyecto, pero apenas esbozados, siendo razonable, a esta altura de las circunstancias darle más preponderancia. Pero estas debilidades no alcanzan a opacar las virtudes del proyecto, en cuanto a su oportunidad, pertinencia y corrección.
Desde la perspectiva sectorial en la que estamos inmersos, la de la producción audiovisual regional, el proyecto de ley de Servicios significaría un impacto importantísimo en la demanda de producción de contenidos. Se habla de más emisores, de más medios estatales y de más medios de ONG’s.
Estos cambios generarán más trabajo genuino para productores, realizadores, actores y técnicos, en la medida en que los medios son compradores naturales de contenidos audiovisuales. La cuota de pantalla también se incrementaría, dando lugar a más espacio para el cine nacional. 
En nuestro medio, tal vez sea ésta la oportunidad que necesitamos para pasar de la etapa preindustrial a la etapa industrial en nuestros modos de producción audiovisual regional. Pero la ley no soluciona los problemas, solamente crea un campo propicio para que nosotros transformemos la oportunidad en una nueva realidad. Es el momento de los emprendedores.
Paradójicamente, nuestros principales problemas no son de producción. Tenemos suficiente capacidad de producción, recursos humanos, calidad técnica y estética y recursos tecnológicos. Nuestros principales problemas están en el campo de la comercialización y la dependencia cultural.
No podemos entrar en la etapa industrial sin adecuar nuestros modelos productivos unitaristas a la escala regional y sin consolidar un andamiaje cultural que soporte a nuestra identidad. En la consolidación de la diversidad está nuestra mayor fortaleza; solo desde allí podremos pasar a la etapa global.
Otras opiniones:

Cantando en masa

Hace unos días, el 30 de abril, alguien juntó a toda esta gente en la Plaza Traflagar, de Londres, para hacer una promoción, festejar y grabar este videíto.
Si nosotros, en Rosario, juntáramos un montonazo de gente así en el Monumento, o en el Parque, o en el Puente, o en La Florida... ¿Qué tema cantaríamos? 
http://www.youtube.com/watch?v=orukqxeWmM0

Todo lo que nos rodea es falso e irreal

“El imperialismo económico encontró aquí campo franco. Bajo su perniciosa influencia estamos en un marasmo que puede ser letal. Todo lo que nos rodea es falso e irreal. Es falsa la historia que nos enseñaron. Falsas las creencias económicas con que nos imbuyeron. Falsas las perspectivas mundiales que nos presentan y las disyuntivas políticas que nos ofrecen. Irreales las libertades que los textos aseguran (...) Volver a la realidad es el imperativo inexcusable. Para ello es preciso exigirse un virginidad mental a toda costa y una resolución inquebrantable de querer saber exactamente cómo somos.”